¿Cómo funciona?

El procedimiento consiste en la administración de 201 haces de rayos gamma, dirigidos con presición milimetríca y dosificación exacta a la zona del cerebro a tratar, a través de un marco esterotáxico (casco), que se fija a la cabeza durante el precedimiento. Esto reduce dramáticamente las probabilidades de afectar zonas colindantes. La intervención es no invasiva, no requiriéndose realizar incisiones en el cráneo o inclusive corte o afeitado de cabello.